sábado, 7 de marzo de 2009

INCONCLUSO



Aquella tarde
de octubre de llovizna
deletreabas el alfabeto
de las posibilidades eternas

como en un dejar para después
crecio el silencio

en un aletear de sonrisas nos fuimos diluyendo

Y solo quedó un adios
Que aun
se desgarra en mi garganta
incognita infinita
que quedara en el jamas

hoy contemplo una rosa sobre tu lápida
y el murmullo del viento
solo me habla de ti
y de tu ausencia

1 comentario:

Tere Casas dijo...

aunque lo cubras de rosas el dolor seguira emergiendo a traves de ellas.