miércoles, 16 de abril de 2008

LLUEVE




Llueve y el agua viene a perdonar los ecos .
Fantasmas difusos de una sombra
extraña.
Hilos ovillados en el recuerdo
que deja la palabra y creemos oír
desde el silencio de cauce seco

Llueve y el agua viene a silenciar
una pena, por la pena, madre del amor
y el olvido
el nacimiento y la muerte
la fe y la esperanza
la alegría y también el dolor

Abro una ventana y siento
esas gotas de lluvia que giran y hacen caminos
que conducen a concavidades adormecidas
entre los helechos y musgos
buscando sus vueltas y sus signos
en una mágica metáfora

Sin saber de que
nos arrepentimos gota a gota
en silencio

PILAR GONZALEZ
10/5/2006

1 comentario:

Migdalia B. Mansilla R. dijo...

La lluvia siempre encanta y canta poemas.

Besos,
migdalia