sábado, 16 de febrero de 2008

TRáNSITO



La soledad mide su recompensa
en el dialogo perpétuo
de la luz con las sombras

nada me es desconocido,y todo lo desconozco
todo me sorprende y nada me resulta extraordinario

la muerte va a apagando la luz del cirio que se consume
en sus óleos
y la vida enciende la lámpara que lucha por no extinguirse

¿Qué es de mí, que caigo en el pozo de la huida?

Si soy una verdad sin inventario ni comprobante
que transita solitaria
y desnuda
el enigma del tiempo

PILAR GONZALEZ
10/6/2006

1 comentario:

María Elena Ponce dijo...

Transitamos por el vacío para llenarnos de un poco del todo y en ese andar algo cosechamos.

Hermoso

Un beso

María Elena Ponce