lunes, 4 de febrero de 2008

CON LA LLUVIA TE ESPERO


Como cambian las cosas
Con la lluvia


Las ventanas por ejemplo, parecen espejos
que sudan nostalgias



Y las flores atardecidas recuerdan
las alas de los Ángeles



Y yo aquí, despierta y pensándote
como un campanario invisible y mudo



Parecería un hada melancólica
si expresara sus tañidos



Las gotas de lluvia no son, lágrimas de los cielos


la lluvia son recuerdos de lagrimas anticipadas

por una nostalgia presente
por una interminable espera



¡Oh, dulce agonía, amado mío!


¡Oh, como me estremece esta distancia!



Llegará, quizá el día,
Bendito día en que la espera marchite tus ausencias




ojalá que la lluvia, en gotas de rocío

avive mis esperanzas

y que tú, amado mío

emerjas de los hilos de agua

como un espejo cristalino

en el que se refleje mi alma

Llueve, y yo te espero en el ocaso


del otro lado de la piedra


En otra parte del camino

sé dónde está el abismo

sé dónde están los ríos

sé dónde está la tierra mojada

donde un día fuiste mío



y yo trémula, viva y entregada

dejaré en tu piel y en tu pecho

las caricias perpétuas e inminentes

cuando nuestros ojos se encuentren

y celebren tu regreso que no tiene pausa

PILAR GONZALEZ
20/4/2006

No hay comentarios.: