lunes, 24 de septiembre de 2007

EQUINOCCIO AUTUMNAL


En un lecho con aroma de durazno
los amantes cumplieron un sacrosanto rito

Lavaron sus almas en las aguas de la entrega,
inmolando sus cuerpos en el consagrado fuego
hasta hacerlas puras

El día se hizo noche,ante el asombro de los astros…

Todo había sido consumado en la hora venerable,
todo se irá con ellos convertido en luna creciente,
en un cielo insomne despejado de nubes

La pasión incineró sus sagradas pieles y sus cenizas
revelan los oráculos en la dimensión del tiempo
y de la muerte.

El olor sagrado del deseo,comulgó con la plenitud de las almas
unidas en un solo tiempo

La paz,es el legado de los dioses

En una noche de las verdades del cuerpo y el alma

Noche de ascensión,

Noche de Equinoccio Autumnal



PILAR GONZÁLEZ
Equinoccio de Otoño 2007